Ciudades preciosas pero caras

Tanto si nos planteamos dónde vivir como si estamos pensando en qué destino escoger para pasar nuestras vacaciones, siempre tendemos a descartar los lugares más caros del mundo. Miramos y comparamos antes de comprar una vivienda o un viaje para poder ahorrar algo de dinero, acudiendo a ciudades más económicas. Por tanto, hay una serie de sitios que son más caros y a los que sólo podemos trasladarnos si llevamos la cartera llena.

Uno de esos sitios es Ginebra, en Suiza, una ciudad con un nivel de vida elevado y reflejado también en sus precios: 4.000 dólares para alquilar una casa lujosa con dos cuartos y más de cinco para tomar un café, a lo cual hay que sumarle otros cuatro dólares si mientras tanto, leemos la prensa. En cuanto a las comidas rápidas, que suelen ser más baratas, ascienden a más de 10 dólares. Pero sin duda, la zona que se lleva la palma es Luanda (Angola), cuyos precios se sitúan en unos cuatro euros para un café, el alquiler de una casa como la anterior 3.000 dólares más cara que en Ginebra y cerca de 18 en el caso de que compremos un menú de comida rápida.

 

luanda

Luanda es una de las ciudades más caras del planeta

 

Más cerca de nuestro país, la capital de Dinamarca, Copenhague, se postula como otra de las ciudades más caras del mundo, lo que obliga a sus habitantes a llevar un nivel de vida bastante alto. Para hacernos una idea, tomarnos un café en Copenhague nos costará unos seis dólares y otros cuatro, si compramos la prensa. Eso sí, rentar una vivienda de dos habitaciones lujosa puede resultar más económico en las ciudades descritas anteriormente, ya que el desembolso que tendríamos que hacer no llegaría a los 3.000 dólares. Menos barato no sale, si lo comparamos, un menú de comida rápida, por el que habremos de pagar 10 dólares.

Otro de los lugares más caros del mundo es Tokio, donde los cafés cuestan más de seis dólares y los periódicos, más de cinco. Y en el caso de que pretendamos alquilar una vivienda lujosa con dos dormitorios, no podremos hacerlo por menos de 4.000 dólares. Y tampoco resultan baratos los cafés en Moscú, donde una taza de esta bebida nos cuesta nada más y nada menos que más de siete dólares. Más económico es comprar un menú de comida rápida en la capital rusa, ya que no llega a los seis dólares, pero en cambio, habría que pagar casi 10 si compramos un periódico.

Estos son solo algunos de los lugares más caros del mundo, pero hay otros como Hong Kong, Libreville (Gabón) o Zúrich, entre otros.