Los hoteles de lujo con los que soñamos

Elegir el mejor hotel para pasar unos días de descanso es vital para volver a la rutina con las pilas cargadas. Normalmente, apostamos por hoteles de tres o cuatro estrellas que se adapten a las posibilidades reales de nuestra capacidad económica, pero pensemos por un momento, que nuestro bolsillo está totalmente lleno y que estamos decididos a hospedarnos en los hoteles más lujosos del mundo.

En tal caso, tendremos que apuntar en nuestra lista de destinos futuros el hotel Burj Al Arab, en Dubai, el único hotel del mundo de siete estrellas. Por supuesto, como ya habréis intuido, se trata del hotel más caro de todos, pues hospedarse allí por una noche tiene un coste aproximado de 10.000 dólares. Eso sí, el Burj Al Arab cuenta un fantástico restaurante submarino en el que podemos ver el fondo del mar mientras comemos. También tiene spa, piscina, pista de golf y un servicio de alquiles de Rolls Royce.

 

hotel dubai

El Burj Al Arab es el único hotel del mundo de siete estrellas

 

El hotel Ritz de París es otro de los indispensables para pasar unos días de ensueño, a diferencia del anterior, tiene un estilo más palaciego y está situado en el centro de la ciudad francesa. Se trata de un hotel tan bien valorado que está incluido en The Leading Hotels of the World. Y de Francia a Canadá. Al otro extremo del planeta encontramos el Hotel de Glace, cuyo atractivo principal es la nieve y el hielo. Eso sí, los huéspedes de este hotel no tendrán nada de frío, pues cuenta con servicios de primer nivel, a pesar de los paisajes totalmente blancos del exterior. Una noche en el Hotel de Glace rondaría los 1.000 dólares.

 

hotel paris

El hotel Ritz de París se caracteriza por su aspecto palaciego

 

Y siguiendo este recorrido mundial de los mejore hoteles del mundo no podemos olvidar las tierras hawaianas. En ellas podemos disfrutar de hoteles tan afamados como The Fairmont Kea Lani Maui, ubicado en las arenas de Wailea, un complejo altamente lujoso con suites amplias con balcones privados. Los baños de mármol contribuyen a dar esa sensación de lujo extremo que irradia el edificio.

Así, podríamos alargar mucho más esta lista, pero seguro que estos hoteles ya os han dejado boquiabiertos. Hospedarse allí no es, ni mucho, económico, pero nunca se sabe, ¡la esperanza es lo último que se pierde!